Facebook y Twitter: las odio, pero no puedo vivir sin ellas.

Para todo el mundo: niños, ancianos, maestros, pescadores y futbolistas, estrellas, famosos, panaderos o agricultores, que se han visto dependientes de este virus que los a convertido en adicto, que no pueden pasar más de 48 horas sin su dosis de tecnología y de interacción por medio de la red, para ustedes es esto, que así las odien, de ellas dependen.

Previamente en 24”, que pena, anteriormente en El Despacio, habíamos tocado el tema de lo bueno y lo malo de las redes sociales, esas mismas que cada día tienen más dependientes que prefieren decirle al mundo que pasa con sus vidas que ir a misa, esas mismas que son más económicas que las drogas y el alcohol, que generan más adicción, esas mismas de las que hablaremos hoy.

Cada día como hoy, es más fácil mantenerse conectado al mundo virtual, en especial a Facebook y Twitter, que los avances de la tecnología permiten a cualquier usuario estar pegado desde cualquier lugar del planeta sin la necesidad de un computador o un portátil, que tan solo con un celular pueda dar especificaciones de donde esta, enviar una foto  y porque no, narrar que pasa cada segundo (lo bueno es que por ahora no hay una manera de enviar sabores u olores por estos medios).

Lo bueno de todo esto, es que sin darnos cuentas nos hacemos más dependientes de todo esto, que hace parte de nuestras vidas, que nos hace tenerle un afecto a nuestras cuentas y nos hace decirle al mundo “estoy vivo”, nos permite mostrarle lo que hacemos o lo que dejamos de hacer, porque muchas veces por estar aquí ensotados olvidados que afuera existe un mundo, un planeta llamado tierra, que como seres humanos tenemos obligaciones y tenemos cosas que hacer.

Cosas tan simples, pero que se ven afectadas cada día al ver que así estemos ocupados, le contamos al mundo lo que nos pasa, lo que nos sucede y lo que haremos, que cuando vemos la oportunidad nos conectamos para saber que a pasado o que nos han escrito, lo hacemos, que sin importar hora ni lugar, uno se puede enterar de cosas que no esperaba.

Así tratemos de dejar esto, no es tan fácil como piensa más de uno, porque muchas de las cosas que pasan a nuestro alrededor, se ven en base de estas como generadores de las mismas, o no se han dado cuenta que ya hay hasta películas y novelas sobre las redes sociales, que no están muy salidas de la realidad, que más de un conocido suyo a tenido un amorío con alguien de estas (sino es usted, claro) y porque no, se a agarrado en bonche virtual (inicio -> insulto -> enviar -> actualización -> leer ->  volver a inicio), donde el teclado y los comentarios aprobatorios le dan puntos de victoria al ganador.

Así que por más que queramos no vamos a dejar las redes sociales, que así las odiemos, no podemos vivir sin ellas, porque ya son parte de nuestro diario vivir y cada vez son más comunes a nosotros mismos, que parecieran que se están volviendo a nuestro estilo, pero a decir verdad, nosotros nos estamos volviendo más parte de ellas,  y solo queda esperar hasta que caiga un arma que destruya la red y nos libremos de esto, pero bueno, es un mal necesario que todos disfrutamos, entonces regocijémonos hasta que ese entonces llegue o que llegue otro nuevo vicio.

Anuncios

Acerca de AndRemo

Más información Twitter http://twitter.com/#!/aperdomo_

Publicado el diciembre 15, 2010 en Despaciando y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: